sábado, 23 de febrero de 2008

Corrientes Oceánicas

Las corrientes oceánicas son desplazamientos de masas de agua debido a la acción del viento y las diferencias de temperatura y salinidad. Hay corrientes superficiales y corrientes profundas, así como las hay frías o cálidas según se originen en la zona del ecuador o en las cercanías de los polos. Las corrientes marinas transportan aguas frías a las regiones cálidas y vice versa, lo cual contribuye a un equilibrio de temperaturas oceánicas en el globo terrestre. En el mundo existe un sistema planetario de corrientes. Ellas están influenciadas por el efecto de Coriolis, según el cual, las del hemisferio norte se mueven en el sentido de los punteros del reloj y las del hemisferio sur, en sentido contrario. Las costas de Chile están recorridas fundamentalmente por la corriente fria de humboldt y otras de menor envergadura. Un fenómeno característico que ocurre en las zonas más próximas a las costas chilenas son las surgencias, donde aguas profundas más frías emergen hacia la superficie del mar. Varias son sus causas, siendo las más relevantes, el relieve costero y el viento. En áreas de surgencias, la pesca es más productiva porque las aguas frías tienen más oxígeno y éste a su vez, permite mayor presencia de microorganismos que sirven de alimento a los peces.


En resumen, la estabilidad y operación de este Cinturón de Transporte Oceánico es necesario para la estabilidad del planeta. Fluctuaciones en la dirección o velocidad de esta corriente, tendría efectos adversos. Entre algunos de los factores que se afectarían se encuentran, las fluctuaciones en el intercambio de oxígeno y nutrientes, entre las masas de agua superficiales y aguas profundas. Se alteraría la distribución y formación de los vientos, surgiría una modificación en los patrones climáticos globales. Por otro lado entre los factores que se afectarían a corto plazo, se pueden mencionar, la frecuencia y formación de huracanes y las variaciones en tiempo y espacio de las zonas de sequía y precipitación. Todos estos cambios se traducen en un impacto y deterioro de los patrones que conocemos hoy día, como consecuencia se afectaría el Planeta y los organismos que aquí habitamos.